sábado, 10 de noviembre de 2007

ME ENSEÑÓ A LEER UN CIEGO

Yo tenía cerca de cuatro años y él había perdido la vista, pero no la luz. A menudo me pedía que le ayudara a subir a un desván en el que había una enorme estantería con libros,donde para mí residía la magia, que sólo él podía sentir con sus manos.

Un día cogió uno de los libros, me dijo que le acercara una silla, se sentó, me invitó a que lo abriera al azar y le dijera lo que veía allí dentro. Como se abrió por una pág. sin ilustraciones, le contesté que sólo veía hileras e hileras de hormigas paradas. Fue, entonces, cuando ambos llegamos a un acuerdo: yo le dibujaba, con uno de mis dedos, en la palma de su mano la forma de cada hormiga y él me ayudaba a ponerlas en movimiento.

Puede que la casualidad entrara en escena o que mi tío-abuelo reconociera los libros por el tacto y su lugar en la estantería ya que el título que mis ojos con ayuda de "los suyos" leyeron fue "EL RUISEÑOR" de Andersen. http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/andersen/ruisen.htm

Aprender a juntar las letras para que hablaran o se movieran fue tarea ardua pero, poquito a poco y día tras día, conseguimos que el mismo ruiseñor, que tuvo el placer de ver lágrimas de emoción en los ojos imperiales, regresara para ver las de mi tío y las mías.

Más tarde, conocí al ruiseñor de Oscar Wilde y, aún más tarde, supe con Borges que palabras como ruiseñor, en todas las lenguas del orbe, están cargadas de melodía. Con Borges y con Cortázar descubrí al ruiseñor de Keats, que no distingue las flores que tiene bajo los pies, ni el perfume suave que cuelga entre las ramas, pero adivina en la quieta oscuridad cada aroma. También a otros ruiseñores que cantan, en Cernuda a la soledad, en Juan Ramón Jiménez al dolor y en Jorge Guillén a la pasión. Y, cómo no, en un libro que se hizo película "Matar a un ruiseñor" de Harper Lee.

Puede que no sea nada fantástico decir que los sonidos nacen del silencio; la luz, de la oscuridad y de un planeta de colores la armonía. Donde, por cierto, la melodía es amarilla.

3 comentarios:

Guardagujas dijo...

Sin duda, querida Irina, para empezar a escribir hemos de aprender a leer. Y para empezar a leer hemos de aprender a escuchar.

Oli dijo...

Como decía mi otro hermano (amén): "Lee para pensar, piensa para actuar".


OLI I7O

PD: Ayer el Empire State volvía a ser amarillo.

Irina dijo...

Para qué lado saldrán hoy los trenes?? Por cierto, hace tiempo me dejaron dar la salida a un tren.
Es algo emocionante!!

P.D.Aniversario del Rey León, jejjee..